El gato en sus distintas formas de vida.

  19 de Febrero, 2019

En la clínica veterinaria de felinos domésticos, existen grandes diferencias entre gatos que viven totalmente adentro y los que hacen vida semi libre o callejera. Los animales con propietarios reales que los mantienen bajo una protección relativa de "techo y comida", pero que tienen por costumbre salir a pasear. Esta práctica "natural" en el gato y muchas veces hasta bien vista por sus dueños, lleva implícita una serie de riesgos y peligros potenciales para el mismo gato, para sus propietarios (enfermedades transmisibles al hombre), para otros gatos de la zona y para la salud pública en general.

El gato callejero.
Las incursiones callejeras comienzan alrededor de los 6 a 8 meses de vida, que es el momento en que se produce la pubertad del gato, y obedece principalmente a su mandato genético reproductor y predatorio. Es de hacer notar que aunque el gato tenga cubierta su cuota alimenticia en la casa que comparte con los humanos, no se inhibe totalmente la conducta predatoria, ya que sus mecanismos son independientes, en otras palabras, la saciedad no inhibe la conducta de cazador. El gato va realizando inicialmente pequeñas incursiones a fin de ir delimitando un territorio, al cual finalmente considerará como propio y será el lugar de encuentros sexuales y eventualmente de obtención de presas. Un gato puede considerar que su territorio se extiende varios cientos de metros desde su residencia central y por lo tanto para recorrerlo deberá pasar por muchos techos, patios, jardines, calles, etc. y en todos esos lugares habrá otros gatos, perros y personas que se pueden interponer en su camino, además en las calles encontrará todo tipo de vehículos que podrán atropellarlo tanto accidental como intencionalmente. Las incursiones se hacen más frecuentes en primavera y verano debido al aumento de la actividad sexual de la especie en esta época.
El gato de interior.
Los gatos que viven toda su vida dentro de las viviendas humanas (casas, departamentos. etc.), tienen un tiempo de vida que llega a duplicar la vida media de un gato callejero. En estos momentos se considera, que un gato que vive adentro tiene un promedio de vida de alrededor de 15 años, llegando en muchos casos a sobrepasar los 20 años de vida a diferencia del gato callejero cuya sobrevida puede no superar los 8-10 años debido a las sucesivas enfermedades adquiridas en la calle.
Consideraciones.
El gato callejero está expuesto a una gran cantidad de enfermedades de todo tipo por el solo hecho de estar en un medio contaminado y muchas veces hostil. Algún lector podrá decir que las recorridas de su territorio forman parte del comportamiento natural del gato, y que los riesgos están calculados para la especie, después de toda la desaparición de algunos individuos no es más que la selección natural de la propia especie. Esto estaría bien desde el punto de vista naturista o ecológico sino intervinieran dos factores que a mi forma de ver invalidan este razonamiento. En primer lugar el gato del que hablamos no es un gato totalmente libre, sino que tiene relación como mascota doméstica con un propietario y un grupo humano familiar, esto pone en peligro a este grupo de personas por la posibilidad de transmisión de enfermedades al humano, además de producir angustias y pérdidas económicas por la atención de su mascota enferma. En segundo lugar, el medio urbano no es un medio natural donde pueda vivir un gato en libertad, está lleno de peligros que el gato no tiene codificado genéticamente, el gato no sabe de automóviles ni de semáforos ni de cables eléctricos ni de ninguna otra invención humana.
Otro inconveniente del gato callejero, debido a su escaso contacto con el propietario es que se hace difícil detectar nuevas enfermedades e inclusive controlar las ya existentes; por ejemplo la Diabetes y la Insuficiencia Renal son algunas de estas enfermedades que requieren un control permanente de dieta y medicación. Por otro lado la aparición repentina de una Obstrucción uretral puede pasar desapercibida si el gato está fuera de casa y puede evolucionar hasta la muerte si no es tratada en forma urgente.
Es imprescindible que nuestro querido gato no haga vida callejera, siendo esto responsabilidad de su propietario. Una vez más debemos tener conciencia que si el gato adquiere alguna enfermedad zoonótica (de transmisión al humano) no es culpa de él sino que, es responsabilidad exclusiva de su propietario.
Recomendaciones
No es fácil mantener un gato dentro de la casa en especial si está acostumbrado a salir.
En principio se debe evitar que el gato salga desde la pubertad. Una posibilidad para evitar el impulso a salir es la castración. Se pueden operar alrededor de los 6 meses de vida. Otra posibilidad para evitar las salidas es la contención física en forma de rejas, alambrados, protección de balcones, etc. la cual es muy efectiva en estos casos.
Si el gato se pone muy molesto o ansioso por salir, también se deberá consultar al Veterinario para calmar esa ansiedad.
En otro aspecto, el propietario deberá implementar juegos o armar estructuras con cajas, túneles, troncos, etc. donde el gato pueda entretenerse y desarrollar su instinto aventurero. Traer otro gatito puede ser un recurso efectivo para estimular el juego.
Sin duda, que el propietario tome conciencia de esta problemática, es el primer paso para comenzar a resolverla y tanto los miembros de la familia tenedora como el mismo gato se beneficiarán evitando sus incursiones callejeras.
Conceptos a tener en cuenta
*El gato callejero está expuesto a sufrir una variada cantidad de enfermedades contagiosas y ambientales.
*El gato que vive adentro tiene el doble de promedio de vida que el gato callejero.
*La castración temprana disminuye casi totalmente el impulso de hacer vida callejera.
*La contención física puede ser un método efectivo para retener al gato dentro de la casa.
*Todo propietario responsable debe evitar que su gato (o perro) haga vida callejera.
*Ante cualquier duda o inquietud concurra a su Veterinario de confianza.


+ Más notas

El celo de la gata

Es el periodo en el que el animal se encuentra receptivo sexualmente y posee la capacidad de reproducirse.


Sabías del nuevo Decreto de Tenencia Responsable?

Es muy importante la concientización al momento de tener una mascota.


Una buena relación con tu mascota

Sugerencia a tener en cuenta para que la convivencia sea placentera.


Las convulsiones en perros.

Una patologia de presentación frecuente. Detalles a tener en cuenta.