Casos clínicos


Exposición fotográfica y detalle de casos clínicos desarrollados en nuestra veterinaria.

Médico veterinario Daniel Sappia

Cálculos vesicales. Su origen y tratamiento

Tanto los perros como los gatos pueden desarrollar cálculos urinarios, enfermedad que consiste en la formación de piedras por acumulación de minerales. A veces está relacionado con alimentos que predisponen a la formación de sedimento. Lo más habitual es que los cálculos urinarios se formen en la vejiga, pero pueden instalarse en cualquier parte del tracto urinario (riñones, uréteres, vejiga o uretra). Los cálculos están formados por distintos materiales, los más comunes son de triple fosfato, seguidos por los de estruvita, uratos, cistina y oxalato. La causa de este problema es desconocida, pero se sabe que influyen las infecciones urinarias, que vuelven la orina alcalina en vez de ácida y esto provoca que se depositen algunos minerales como en el caso de la estruvita. También tiene que ver cualquier causa que entorpezca el flujo normal de la orina y los factores hereditarios. Como en el caso de los dálmatas, que son los únicos perros que forman ácido úrico y son propensos a la formación de cristales de uratos. Finalmente, los cálculos urinarios están relacionados con factores dietarios y de estrés, esto se observa especialmente en algunos gatos. Hay alimentos que tienen un contenido inadecuado de minerales, en general exceso de fósforo, que provoca que se formen cálculos de estruvita o de triple fosfato. Los signos clínicos incluyen sangre en la orina, dificultad para orinar, micciones frecuentes y cortas, pudiendo producirse una obstrucción total o parcial del flujo de orina. Los cálculos urinarios grandes se quedan en la vejiga y provocan inflamación y sangrado, pero los cálculos más pequeños pueden pasar por la uretra con la orina y quedar atascados, impidiendo que el animal pueda orinar. Si esto se prolonga durante unas horas se observa gran depresión y malestar, se genera un cuadro de intoxicación interna por acumulación de toxinas y puede llegar a fisurarse la vejiga. Si no se le atiende rápidamente, una obstrucción total puede provocar la muerte del animal. De manera que si observas alguno de estos síntomas en tu mascota y sospechas que puede tener cálculos urinarios, debes acudir inmediatamente al veterinario. El tratamiento de urgencia consiste en restablecer el flujo de orina, desalojando el cálculo de la uretra mediante lavajes o realizando una cirugía llamada uretrostomía, que se realiza en los machos y que consiste en crear una perforación en la parte más ancha de la uretra por donde el animal orinará, evitando así que las piedras queden atascadas. Una vez conseguido esto, lo que resta es corregir los factores que causaron la formación de cálculos: antibióticos en caso de infección, cambio de dieta a una de buena calidad o a una especialmente formulada para la disolución de cálculos, uso de medicamentos para cambiar el pH de la orina o para evitar que precipiten los minerales. Solo los cálculos de estruvita se pueden disolver con la dieta, en los demás casos es necesario quitar las piedras mediante una cirugía y analizarlas para saber de qué material están formadas y determinar así el tratamiento adecuado. En muchos casos se debe continuar durante toda la vida con la terapia.


Hidrómetra en una perra

El hidrometra es una enfermedad común en caninos, siendo la característica común en ellas tener al menos un cuerpo lúteo persistente causante de la concentración elevada de progesterona en la sangre periférica. Por otro lado, el hidrómetra puede desarrollarse después antes o después del servicio, con y sin concepción. Los hallazgos histológicos que se encuentran en la pared uterina y el análisis químico del líquido uterino evidencian un líquido claro, no viscoso que proviene glándulas uterinas. Las patologías reproductivas son frecuentes y la frecuencia de presentación de casos como es el Complejo hiperplasia endometrial quística/piómetra, tumores endometriales y de glándula mamaria en felinos y caninos se ha incrementado debido al uso repetido e indiscriminado progestágenos o también por el uso de un anticonceptivo o abortivo temprano, para el control de la reproducción en perras y gatas. Debido a que muchas veces no se llevan a cabo estudios prospectivos o retrospectivo de casos, reportes de casos clínicos, histopatología y de necropsias muchas veces pasan desapercibidas las lesiones que pueden traer aparejadas. El hidrómetra y mucómetra, dos condiciones patológicas donde se presentan acumulaciones de secreciones uterinas, se diferencian solo en las propiedades de la hidratación de la mucina y que a su vez puede estar relacionada con la actividad de la hormona estrogénica. La acumulación de fluido transparente y viscoso en el útero es concomitante con el desarrollo de hiperplasia endometrial o debido a una obstrucción de la luz del útero, cérvix o vagina, que puede además presentarse una distensión bilateral o unilateral de los cuernos uterinos y el útero.


Obstrucción urinaria en gatos

La inflamación de la vejiga que provoca tapones de mucosidad, lo que se llama ?síndrome urológico felino? o ?FUS?, por sus siglas en inglés, es más frecuente en gatos machos. Los gatos machos pueden desarrollar fácilmente una obstrucción de la uretra que es el tubo que drena la orina de la vejiga hacia el exterior por el pene. Las obstrucciones con frecuencia son resultado de tapones de material inflamatorio, mucosidad, cristales, pequeñas piedras (llamadas cálculos). La causa de los materiales inflamatorios y la formación de cálculos está originado por múltiples factores, siendo las infecciones y la dieta las que podrían desempeñar preponderante en la etología del cuadro. También se han registrado otras causas como cáncer, lesión previa que provoca cicatrización y traumatismo. Manifestaciones Clínicas: La mayoría de los gatos afectados tienen entre 1 y 10 años. Las manifestaciones clínicas pueden variar de leves a graves. Inicialmente, los gatos pueden mostrar signos de inflamación de las vías urinarias e incomodidad, que incluyen dificultad para orinar, micción frecuente, sangre en la orina, micción dolorosa y micción fuera de la caja de arena. Es posible que el gato llore, se mueva inquieto o se esconda debido a las molestias y, con el tiempo, perderá el apetito y se volverá letárgico. Una obstrucción completa puede causar la muerte del gato en 3 ? 6 días. Un gato con una obstrucción uretral tendrá una vejiga grande y dolorosa que se puede sentir fácilmente en la mitad posterior del vientre, salvo que la vejiga se haya perforado. Diagnóstico: En gatos con signos de inflamación de las vías urinarias, se evalúa un análisis de sangre para comprobar la función renal y determinar si hay alguna evidencia de infección u otra enfermedad sistémica. Se evalúa una muestra de orina para detectar la presencia de cristales y puede enviarse para realizar un cultivo, aunque las infecciones bacterianas de la vejiga son poco frecuentes en gatos. En gatos con infecciones recurrentes, pueden obtenerse radiografías y o ecografías para ver si hay cálculos u otros materiales presentes en los riñones o la vejiga. Tratamiento: Los gatos que tienen una obstrucción urinaria necesitan un tratamiento de emergencia. Se necesita sedación o anestesia general en todos los pacientes, para permitir la colocación de una sonda en la uretra para irrigar el tapón hasta que salga o forzar el cálculo a que vuelva a la vejiga. La vejiga se irriga y drena abundantemente a través de la sonda para eliminar cualquier sedimento restante. La sonda urinaria se deja colocada habitualmente durante unos días hasta que disminuye la inflamación uretral. Una vez que se elimina la sonda, se evalúa al gato para asegurarse de que puede orinar libremente antes de darle de alta del hospital. El veterinario también puede recetar analgésicos, un cambio en la dieta para disminuir la tendencia a formal cristales y otros medicamentos para que el gato se sienta más cómodo y ayudarle a relajarse. En gatos con cálculos de vejiga que pueden irrigarse hacia el interior de la vejiga, se realiza una cistotomía (abertura quirúrgica de la vejiga) para eliminar los cálculos. Si la obstrucción reaparece o no se puede aliviar, debe realizarse un estudio diagnóstico detallado (incluidos cultivos radiografías y estudios con contraste de la vejiga y la uretra) antes de considerar la cirugía. Si el gato presenta varios bloqueos que no pueden solucionarse o tratarse médicamente, y no tiene ninguna enfermedad subyacente que pudiese provocar la reaparición, el veterinario podría recomendar una uretrostomía perineal o ensanchamiento quirúrgico de la uretra. Este procedimiento busca proporcionar una abertura permanente que permita que los cristales, tapones de mucosidad o pequeños cálculos salgan por la uretra; esto minimiza la posibilidad de que se produzcan nuevas obstrucciones.


Prolapso de la glándula lagrimal

El prolapso de la glándula lagrimal del tercer párpado es relativamente frecuente en oftalmología canina. La excéresis (extirpación) glandular es una técnica sencilla, aunque puede presentar complicaciones a largo plazo. La adenopexia (fijación de la glándula)debería ser la primera elección quirúrgica, Su resultado depende de una adecuada exposición de la esclerótica, del tamaño de la glándula y de la calidad del material de sutura empleado La glándula en los perros está alojada en la base de la membrana nictitante por su cara interna y queda fijada en su posición mediante bandas de tejido conjuntivo. Esta glándula tiene un carácter seromucoso y su participación en la formación de la lágrima varía de unos individuos a otros, pero se podría considerar, tanto en la fracción acuosa como proteínica, entre el 30-50. El prolapso de esta glándula, en la clínica oftalmológica canina, es un cuadro bastante frecuente. Su etiología no ha quedado claramente definida, aunque probablemente se deba a hipoplasia o agenesia de su fijación conectiva a la órbita, Entre las razas de perros que se consideran predispuestas a padecerlo se encuentran: Beagle, Cocker Spaniel, San Bernardo, Weimaraner. Se presenta como una masa de tamaño variable, rosácea, lisa, que sobrepasa el borde libre del tercer párpado. Puede aparecer de forma unilateral o bilateral y, en ocasiones se puede acompañar de eversión del cartílago del tercer párpado y/o, conjuntivitis. En el diagnóstico se debe diferenciar este proceso de: neoplasias glandulares, quistes congénitos, hipertrofia inmune del tercer párpado y luxación del cartílago del tercer párpado. El tratamiento médico no es eficaz y el tratamiento quirúrgico puede ser la exéresis glandular o la adenopexia.


Hemivertebra en BullDog Frances

Se presenta a la consulta un paciente derivado , con dolor cervical , muy severo y reincidente, de una antigüedad de dos meses. Luego e la evaluación semiológica se determina que el sitio de dolor esta en la zona cervical y torácica de la columna vertebral. Se realiza una resonancia magnética para determinar el diagnostico, tratamiento y pronostico del paciente. En el estudio se encuentran varias formaciones anómalas a lo largo de todo el recorrido vertebral. Estas se identifican como hemivertebras. Una hemivértebra es una malformación congénita que afecta principalmente a razas pequeñas y/o braquicéfalas. Se generan debido a fallos en el desarrollo embrionario. Pueden adoptar distintas formas y ubicarse en cualquier espacio de la columna. Los signos clínicos son muy tempranos, y en la mayoría de los casos, similares a los producidos por una injuria medular. Pero también se puede presentar con el el trascurso del primer año de vida, o mas adelante. Pueden afectar en mayor o menor grado a las extremidades posteriores, con dolor en general y durante la manipulación, y en casos muy avanzados pueden llegar a la incontinencia urinaria. .


Cirugía en cobaya

Se presentó a la consulta un cobayo hembra, pelo largo, de 1,5 años de edad. Presentaba descarga sanguinolenta por vulva de unos días atrás. Se realizó la extirpación de útero y ovarios por línea media, bajo el efecto de anestesia inhalatoria. Tuvo una muy buena y rápida recuperación del acto quirúrgico.


Fracturas de caparazón de tortugas de tierra.

Las causas más comunes son: de atropello de un vehículo, caída desde una altura importante, mordiscos, cortadora de césped? Síntomas clínicos Fractura del caparazón (rotura de hueso y de placas dérmicas), en casos graves puede producirse una exteriorización de tejidos u órganos. Hay que fijarse bien en la fractura, ya que a veces afecta al hueso del caparazón pero no a las placas córneas. Como síntomas inespecíficos puede darse la incapacidad de movimiento, hemorragia, anemia, caída de placas, por mencionar algunos. Pronóstico Por muy aparatosas y espectaculares que parezcan, el pronóstico suele ser favorable. La hemorragia termina cesando, y los huesos se sueldan. En casos de rotura de casi todo el caparazón o verdaderamente aparatosos es fundamental examinar los órganos internos. Tratamiento En este caso se realizó la limpieza minuciosa de las distintas heridas y se procedió a colocar precintos envolviendo toda la estructura, con la finalidad de estabilización. Una vez controlada la infección de las heridas, se sellaron y con el tiempo se retiraron los precintos.


Retención de huevos en Tortugas de tierra

La retención de huevos o distocia es una patología relativamente frecuente en reptiles, sobre todo en tortugas en cautividad. Los síntomas que presentan son inespecíficos. No siempre causan problemas evidentes, pero pueden generar problemas graves con el tiempo, como falta de apetito, insuficiencia renal u obstrucción intestinal. En casos más graves, puede incluso desembocar en una rotura uterina o una celomitis (como la peritonitis, pero en reptiles). Entre otras señales, nuestras tortugas pueden mostrar anorexia, letargia, disnea (dificultad para respirar), estreñimiento, prolapso de órganos reproductores, secreción cloacal, marcha anormal y edema de extremidades. Entre las principales causas de esta patología podemos enumerar la falta de vitaminas, de calcio, o luz ultravioleta, falta de ambiente favorable, estrés, entre otros. Para confirmar una retención de huevos, una de las principales pruebas que hay que realizar, es una radiografía. La presencia de caparazón en tortugas dificulta la palpación celómica-abdominal, por lo que prácticamente siempre hay que apoyarse en los hallazgos radiográficos. La extracción quirúrgica de los huevos es una de las alternativas aconsejables en el caso que la puesta se torne imposible. En las fotos se observa la secuencia de un caso que llego a la clínica con prolapso necrosado de vejiga. Se aprecia el estudio radiográfico correspondiente y la intervención quirúrgica (se extirpó la vejiga y se retiraron los huevos del útero).


Sugerencias en caso de amputación de un miembro en un felino.

En determinadas circunstancias la amputación de un miembro no solo es una práctica a ejecutar, sino una necesidad imperiosa para salvar la vida del paciente. Este cachorro felino se presentó a la consulta con gran parte del miembro posterior con necrosis y parte con grangrena. Se realizó la amputación en común acuerdo con los propietarios. Es importante tener en cuenta que los gatos son tremendamente adaptables y suelen desenvolverse bien sin una pata o sin la cola. Todo lleva un período de adaptación para que vuelvan a llevar una vida normal. AMPUTACIÓN DE COLA Las colas de los gatos son largas, tienen gran movilidad y el animal lo maneja como el timón de un barco. Son frecuentes las heridas accidentales como fracturas, dislocaciones, abscesos y mordeduras. La amputación de cola es un procedimiento relativamente normal. Por lo general no suele tener un efecto adverso a largo plazo en la vida de tu gato. AMPUTACIÓN DE EXTREMIDADES Puede ser necesario amputar una extremidad si el gato sufre una lesión grave en un accidente o si padece alguna afectación grave como un tumor grande o un defecto de nacimiento. Aunque pueda parecer una medida drástica, la mayoría de gatos se desenvuelven bien con solo tres piernas. Los gatos a los que se amputa una pata trasera suelen volver a tener una movilidad casi normal, mientras que cuando la pata afectada es una de las delanteras, suele ser necesario más tiempo para que el gato adapte su forma de andar. Esto es así porque las patas delanteras de los cuadrúpedos sostienen una mayor proporción del peso corporal. Puede que los gatos mayores necesiten más tiempo que el resto para adaptarse a esta nueva situación. QUE HACEMOS? Tras la operación siempre es necesario un periodo de reajuste para que el animal aprenda a moverse sin la extremidad perdida. Sin embargo, con el tiempo, ganará confianza y seguridad, y eventualmente debería aprender a caminar, e incluso a correr y saltar, sin mayor problema. Es importante ayudar a tu gato durante este proceso e intentar no tener demasiadas prisas: no le fuerces a saltar o correr, es mejor dejar que las cosas avancen a su ritmo. Una vez superado el periodo de recuperación inicial de cuatro o cinco semanas, los gatos pueden hacer vida normal, sin limitaciones. Es recomendable mantener al gato en casa durante los primeros días, quizás incluso limitando su movimiento a una sola habitación para evitar que inicialmente intente correr y saltar. Puede que al principio tu gato tenga problemas para acceder a su bandeja higiénica, así que puede ser buena idea hacerse con una bandeja adaptada o incluso recortarla para ponérselo más fácil. Durante el resto de su vida, tendrás que controlar de cerca el peso de tu gato, ya que un peso excesivo puede provocar un mayor desgaste de las extremidades, lo cual puede aumentar la probabilidad de desarrollar artritis. Esto es muy importante, ya que los gatos pueden ganar peso si se mueven menos de lo que solían. La pérdida de una extremidad también puede afectar a la interacción de tu gato con otros. Es posible que no pueda huir de un peligro tan deprisa como en el pasado, así que es importante reintroducir al gato de forma gradual en su vida anterior y mantenerse atento para asegurar que el gato tiene una vida tranquila y segura. La castración de éstos animales es una muy buena medida, ya que modificaríamos su hábito de cópula y vagabundeo.


Castración de Conejos

Al igual que en otros animales, como los perros y los gatos, con la esterilización se consigue prevenir enfermedades, mejorar la higiene y tener una buena convivencia. Si los esterilizamos les daremos una vida más larga y de más calidad. Buenas razones para operar: * Disminuye muchísimo la agresividad, haciéndolos mas sociales, tranquilos y cariñosos. *Además disminuirá notablemente el olor fuerte de la orina, característico del conejo macho entero. *Será más fácil enseñarle a hacer sus necesidades en una bandeja. *Se deben esterilizar cuando alcanzan la madurez sexual. Esto ocurre en los machos entre los 3 y 5 meses. Los conejos no tienen que ayunar antes de anestesia, su intestino debe estar siempre lleno, si no se pueden producir problemas hepáticos. La operación es rápida, se realiza anestesia general y el animal se recupera pronto. De normal se usan puntos internos y sólo se tiene que dar medicación unos días y la recuperación es en un par de días. Si rechaza el alimento balanceado se le puede dar alguna hortaliza o verdura a la que esté habituado. Debe tener agua a su disposición para hidratarse y ayudar a metabolizar rápidamente la anestesia. Si el animal no come nada en el día siguiente a la operación se debe acudir al veterinario. La herida cicatriza a los 7-10 días.


Quistes ováricos en perra

Los ovarios son los órganos reproductores de las hembras, por lo que son los encargados de la formación de los óvulos y de las hormonas sexuales. Son de tamaño pequeño, oval y aplanados, y las células que los forman pueden degenerar y formar unas colecciones de contenido líquido o semisólido. Estas colecciones son los quistes ováricos y los hay de diferente naturaleza y diferente funcionalidad. No obstante, los más comunes acostumbran a ser los llamados quistes funcionales. Síntomas de los quistes ováricos en perras y diagnóstico. Las perras con quistes ováricos pueden ser asintomáticas y hallarse esta enfermedad de manera accidental mediante la realización de una laparotomia o de un estudio ecográfico abdominal (Foto)necesario por otras razones. El síntoma más llamativo de los quistes ováricos en perras es el celo persistente, esto se traduce en un aumento de los días de sangrado y de aceptación del macho. De esta manera, si observas que tu mascota se encuentra en un periodo de celo más largo del habitual, no lo dudes y acude al veterinario para determinar si es consecuencia de la aparición de quistes funcionales. Así mismo, otras alteraciones que pueden manifestarse son: ? Cambios en el comportamiento. ? Alteraciones hematológicas (anemia). ? Hiperplasia vulvar. ? Alteraciones dermatológicas de origen endocrino. ¿Cómo se diagnostica? Para su correcto diagnóstico se debe realizar una anamnesis completa, una analítica sanguínea y una ecografía. En caso de presentar quistes ováricos, en la ecografía, se debe realizar un correcto diagnóstico diferencial con las neoplasias ováricas. El número y el tamaño puede variar según la perra y pueden afectar a uno o a los dos ovarios. Tratamiento. Lo mas efectivo es la extirpación de los ovarios y el útero (foto), quitando asi la posibilidad de reincidencia del cuadro..