Casos clínicos


Exposición fotográfica y detalle de casos clínicos desarrollados en nuestra veterinaria.

Médico veterinario Daniel Sappia

Higiene dental en nuestras mascotas

La higiene dental de nuestras mascotas es esencial para prevenir patologías que pongan en riesgo sus vidas. Para la correcta higiene lo ideal es acostumbrarlos desde cachorros, frotando sus dientes con el dedo envuelto en una gasa, y a su debido tiempo, empezar a usar cepillos especiales con líquidos anti placa. Una correcta y periódica higiene impedirá que se forme placa bacteriana, que con el tiempo,formará costras de sarro. Estas costras en primer lugar causaran gingivitis, y con el tiempo pondrán afectar a los dientes, pudriéndolos, y generando problemas mayores. Si el proceso continua, esa gran infección en la boca puede pasar a otros órganos, como el riñón y el hígado, complicando aun mas la situación. Llegado el caso su veterinario decidirá cual es la mejor alternativa para solucionar el problema.


Tumor de glándulas perianales

Las glándulas perianales son glándulas cebaceas modificadas, que solo se encuentran en el perro. La mayoría de las mismas se encuentran en el área que circunda al ano. Las mismas crecen por estimulaciòn androgènica, y lo hacen durante toda la vida del perro. Por eso es frecuente encontrar en perros de edad avanzada un crecimiento exagerado de estas glándulas. Lo que podemos observar a simple vista en nuestra mascota con esta patología son masas solitarias o múltiples cerca de la región del ano, redondeadas, bien delimitadas, que se ulceran y generalmente sangran.. Inicialmente los pacientes no demuestran signos ni dolor, pero conforme crece el tumor, este causa malestar, fiebre, anorexia, la zona puede infectarse, y si crece exageradamente puede ocasionar problemas con la defecación. El tratamiento se basa en la extirpación quirúrgica de los tumores, sumado a la castración del animal, ya que las hormonas que liberan los testículos son en gran medida las responsables del crecimiento de estos tumores.


Osteosarcoma en perros

El tiempo de supervivencia posquirúrgico es muy variable y depende de muchos factores (presencia de metástasis, grado de agresividad, diagnóstico precoz, edad, etc.). En algunos estudios el 26% de los perros vive 6 meses después de la intervención, el 13,8% vive unos 9 meses y el 10,7% más de un año. Estas cifras deben alentarnos a realizar un diagnóstico lo más precoz y minucioso posible, para poder realizar la amputación en el menor tiempo. El diagnóstico del tumor debe ser el inicio, y sólo el sufrimiento, el dolor y la pérdida de calidad de vida debe alejarnos de nuestro propósito de dominar la situación hasta que sea la realidad del caso la que nos obligue a abandonar. El pronóstico de un tumor óseo depende de la precocidad de su diagnóstico y del tipo histológico. Actualmente, el diagnóstico de la mayor parte de los sarcomas óseos es tardío, lo que hace pensar que en el momento del diagnóstico el tumor ya ha podido originar micrometástasis ocultas, subclínicas y no detectables radiológicamente o bien éstas son francas y claramente apreciables. El diagnóstico precoz pasa por la educación del propietario, en especial si se trata de razas de gran tamaño, así como la sensibilización del veterinario clínico que debe evitar una actitud despreocupada ante una cojera. El osteosarcoma intraóseo es un tumor muy agresivo localmente y que posee un elevado potencial metastásico a distancia (esencialmente a pulmón y en menor medida a ganglios linfáticos regionales), debiendo de asumir que las metástasis a distancia existen en el momento del diagnóstico. Los animales que no se someten a ningún tipo de tratamiento son eutanasiados con una media de supervivencia de unos dos meses, en función del dolor que muestra el animal y la presencia o no de fracturas espontáneas. Los osteosarcomas yuxtacorticales tienen un potencial metastásico menor y/o más tardío, pudiendo pensar en una curación tras la amputación precoz y amplia. No obstante, hay que ser cauto ante las cirugías muy conservadoras ya que el riesgo de recidiva local es alto en función de la localización corporal del tumor. Otro importante factor pronóstico y fácil de evaluar en la práctica clínica es el nivel de fosfatasa alcalina antes de comenzar el tratamiento, pues se ha demostrado que animales con unos altos niveles plasmáticos de esta enzima sufren periodos libres de enfermedad más cortos y menores tiempos de supervivencia (la media de supervivencia sin tratamiento en osteosarcomas es de 2 meses aproximadamente y tras la amputación se amplía a unos 4 meses, teniendo en cuenta que sólo el 10-12% de los individuos sobreviven un año tras el diagnóstico).


Tutores externos en fracturas

En la practica diaria de la clínica de perros y gatos, el tratamiento de fracturas y problemas ortopédicos es de gran importancia debido al incremento de su presentación, por lo que, es necesario conocer los diferentes medios de resolución de las fracturas y así poder seleccionar el más apropiado para resolver cada caso. Uno de estos métodos es la fijación esquelética externa, que consiste en la colocación de clavos percutáneos y transcorticales en los extremos de los sitios fracturados de los huesos en distintos planos del eje del mismo, y que se une en el exterior por medio de una barra conectora. El sistema es conocido como ?aparato de Kirschner/Ehmer? y tiene múltiples ventajas debido a su versatilidad y facilidad de aplicación. Una de las ventajas es en el orden económico, ya que parte del sistema de fijación puede recuperarse para su uso posterior. En el caso de utilizar resinas plásticas el sistema se desecha en su totalidad. Este método de fijación es el ideal para el tratamiento de fracturas de huesos largos, contando con la ventaja que puede ser modificado de acuerdo a las distintas características de la fractura. Para su colocación no se requiere de material ortopédico sofisticado pero si de una moderada experiencia y habilidad para colocarlos.


Tumor en vejiga en gatos

Muchas veces los tumores de vejiga pueden estar mal diagnosticados como cistitis, debido a que los signos clínicos pueden ser similares. Los signos presentes son los de la cistitis secundaria o la obstrucción de las vías urinarias, los más comunes son hematuria, disuria, poliaquiuria y menos común cojera causada por metástasis a hueso u osteopatía hipertrófica. Los signos pueden estar presentes por semanas o meses y pueden resolver de forma temporal con una terapia antibiótica. Puede existir uremia en obstrucción completa de uréteres o uretra. El examen físico, incluyendo un examen rectal, puede revelar aumento del espesor de la uretra y del trígono de la vejiga, aumento de los linfonodos iliacos y a veces masas en la vejiga o una vejiga distendida. La radiografia contrastada o ecografia son estudios de valor diagnóstico (fotos)


Lesiones en la punta de las orejas

Hay una mosca que se llama mosca de la punta de la oreja, y que termina llenado de heridas la oreja del perro. Las moscas molestan a los perros principalmente en las orejas, aunque tambien pueden afectar el dorso y nariz. En infestaciones masivas, estas cubren las orejas y dejan las marcas sangrantes de sus picaduras que sin adecuado tratamiento pueden llegar a infectarse. Es una enfermedad bastante común en perros que viven en el exterior. y por lo general aparecen en salida del verano y comienzo del otoño con temperatura moderadas y humedad ambiente.. El tratamiento se orienta a la colocación de gotas con permetrina en los pabellones auriculares y cabeza.


Displasia de codo en perros

La displasia del codo es una enfermedad del desarrollo, consiste en un trastorno óseo que se inicia con una artritis y desencadena una osteoartrosis. Esta enfermedad se presenta habitualmente en los perros de razas grandes y gigantes (Pastor alemán, Labrador, San Bernardo, Rottweiler, Mastin Napolitano, etc.), el proceso puede ser uni o bilateral siendo los machos afectados con más frecuencia que las hembras. Su origen es genético multifactorial y se transmite a la descendencia, pero la aparición de esta patología obedece también al medio ambiente, la alimentación, el peso corporal, la firmeza de ligamentos, ejercicio físico, traumatismos. A nivel del codo se pueden producir tres diferentes tipos de alteraciones osteoartrósicas: 1.- Proceso ancóneo no-unido (Flecha en imagen). Lugar donde se produce la patología) 2.- Osteocondritis disecante 3.- Fragmentación de apófisis coronoides. (Flecha en imágen ) En general en los tres los primeros síntomas aparecen durante el crecimiento (4 y 5 meses de edad), el perro presenta intolerancia al ejercicio, que se manifiesta por cojera, ésta pueden ser al iniciar un movimiento, o tras ejercicio prolongado. En algunos casos, en los que la artrosis es muy discreta, el perro puede mantener un grado casi normal de actividad durante toda su vida. Al diagnóstico se llega por la clínica, suma de síntomas y signos recogidos en la anamnesis que el veterinario deberá realizar, además solicitará radiografías. La única de estas patologías que presenta síntomas radiológicos a la edad de cuatro a siete meses, es la de no unión del proceso ancóneo, el resto a partir del año. Cuanto más prematuro sea realizado el diagnóstico, antes se podrá instaurar un tratamiento adecuado, evitando asi la formación de una artrosis que, por un lado producirá dolor, y por otro limitará la capacidad funcional del codo afectado durante el resto de la vida del perro, con los consiguientes trastornos ocasionados al mismo. Los estudios se realizan bajo sedación y se deben realizar Rx en flexión y extensión (en Decúbito lateral) y antero posterior en semi extensión. Tratamiento Normalmente el tratamiento es quirúrgico, en función del grado y antigüedad de la lesión. Primero se debe intentar su resolución espontánea, y a pesar que algunos autores dan reposo por el dolor que produce, es preferible administrar analgesia. Se ha demostrado gran número de casos donde gracias a estos soportes el animal ha tenido una evolución muy favorable. Pronóstico La evolución es muy variable en función del tipo y el grado de la lesión, pero en general es desfavorable sin cirugía. El tratamiento quirúrgico, y si se realiza antes de la aparición de la osteoartrosis, el pronóstico es bueno. En los casos que ya existan cambios degenerativos, y a pesar de haber realizado la cirugía, si bien el dolor desaparece, queda la limitación del movimiento articular. Prevención * Los perros de razas predispuestas y que tienen un desarrollo precoz y de gran tamaño debe aportársele una dieta evitando excesos de proteínas, así como el abuso del calcio y vitaminas. * Durante la etapa de crecimiento, el ejercicio debe ser limitado evitando juegos en los que el perro salte y evitar pequeños traumatismos repetidos, que predisponen a producir o a agravar las lesiones. * Control genético: Está demostrado que la herencia influye en la aparición de la displasia de codo, se recomienda restringir la reproducción de aquellos que padecen la enfermedad, independientemente de que el grado de afección sea grande o pequeño.


Espondilosis Deformante en perros

La espondilosis deformante es una enfermedad degenerativa, no inflamatoria de la columna vertebral, caracterizada por la producción de espolones óseos (crecimiento del hueso) en la parte inferior, los lados, y el área superior de las vértebras de la columna vertebral. Generalmente crecen en respuesta al envejecimiento o a una lesión. En perros de razas grandes se encuentran en mayor riesgo de desarrollar espondilosis deformante.. SÍNTOMAS Los pacientes suelen ser asintomáticos, el crecimiento del hueso se puede sentir al tocar a su mascota antes de percibir cambios en su comportamiento a raíz del crecimiento. Es frecuente encontrar las siguientes manifestaciones: ? Rigidez ? Limitación del movimiento ? Dolor o molestia segmentaria ? Espasmo muscular ? Atrofia muscular ? Compresión radicular CAUSAS -Microtraumatismos repetidos con presión reiterada en las mismas articulaciones o huesos, a través de ciertos ejercicios u actividades -Traumas importantes. -Predisposición a los espolones por herencia.- Brucelosis Diagnostico. Su veterinario le hará un examen físico completo a su perro, hemograma, análisis de orina. Una historia completa de la salud de su perro, incluyendo antecedentes de fondo de los síntomas, el inicio de los síntomas, y los posibles incidentes que pudieron haber precipitado esta condición. Tambien es muy importante una correcta evaluación neurológica para arribar a un correcto diagnóstico. Las imágenes de rayos X en 2 posiciones son esenciales para el diagnóstico de espondilosis deformante. Los rayos X revelan osteofitos (crecimientos óseos pequeños) en las vértebras, o en casos más avanzados un osteofito se puede encontrar como un puente en el espacio entre las vértebras (Foto 1). Es importante hacer un análisis de Brucelosis, ya que esta enfermedad se caracteriza por producir este tipo de lesiones, entre otras cosas. Tratamiento. Dependiendo de la severidad de los síntomas, se programarán controles para dar seguimiento al progreso del cuadro. Sólo dar medicamentos (analgésicos) para el dolor cuando esté mostrando signos de malestar y reposo estricto. La sobredosis de drogas o medicamentos es una de las causas más comunes de muertes no intencionales en mascotas. Usted tendrá que proporcionar un lugar seguro y tranquilo para que su perro pueda descansar, lejos de otros animales domésticos y niños activos. Durante este tiempo, limítese a dar paseos lentos con correa. Cuando su perro no muestre signos de malestar durante varias semanas puede regresar lentamente a la actividad normal..


Cuerpos extraños en esófago del perro.

El perro doméstico, no caza, no desgarra sus presas, no ingiere primero las partes más blandas, llegando a la saciedad y despreciando los huesos, y sí tiene la gran desventaja evolutiva de estar al lado del hombre, lo cual le transforma en un receptor de comida y en una máquina de digerir alimentos.. Si a un perro se le ofrece un trozo de carne y oculto en su interior un hueso, se lo come, de la misma manera que lo haría con otro elemento oculto, pero, si se ve obligado a desgarrar o morder por el tamaño del bocado, utiliza su dentadura primitiva, y por acción lateral de los premolares y molares, corta y tritura para formar un bolo facilmente digerible.. Luego, el perro doméstico, puede disfrutar con los huesos, siempre que el tamaño del mismo le obligue a ejercer la acción completa de masticación y no pase directamente a la deglución. Sugerencia con respecto a los huesos en la dieta del perro doméstico:. a) No debe comer huesos astillables o vertebras de corderos, porque las aristas de los mismos son potencialmente peligrosas. b) No debe comer huesos circulares (trozos caña) porqué se le pueden encajar en la mandíbula. c) No debe comer carcasas de pollo como alimento exclusivo, porque la materia fecal resultante es de difícil tránsito intestinal, sobre todo en animales sedentarios o muy viejos. La ingesta de un hueso con alguna de estas características al ser ingerido puede anclarse en cualquier trayecto del esófago. La solución es netamentente quirúrgica y consiste en la remoción del cuerpo extraño del sitio que se encuentre anclado.


Piómetra en perras

La piómetra canina se define como el acúmulo de pus en el útero del perro hembra. Es una enfermedad infecciosa grave, más frecuente en perras que en gatas. Afecta generalmente a hembras de más de 7 años, pero puede observarse también en animales jóvenes. La predisposición a padecer esta enfermedad aumenta en las perras sometidas a tratamientos hormonale. Los síntomas de la piómetra canina aparecen durante el periodo de diestro y pueden ser decaimiento, depresión, inapetencia, poliuria y polidipsia, vómitos, distensión abdominal y a veces fiebre. Podemos diferenciar dos tipos de piómetras: Piómetra abierta: el cuello del útero permanece abierto. Habrá descarga de material sanguinolento o mucopurulento. Es la forma más frecuente. Piómetra cerrada: el cuello del útero ya se ha cerrado por lo que no se evidencia ninguna secreción vaginal. En los casos más graves puede aparecer una insuficiencia renal aguda, y si se produce migración de toxinas bacterianas o perforación del útero, se llega a desarrollar una peritonitis y un proceso séptico que puede llevar a la muerte. Esta enfermedad debe tratarse como una urgencia. Se debe acudir al veterinario tan pronto como sea posible. El diagnóstico se basa en la historia clínica, los signos clínicos, analítica sanguínea y la ecografía. El tratamiento de elección es quirúrgico. La ovariohisterectomía, o extirpación de ovarios y útero, es el que ha demostrado mayores tasas de supervivencia. La cirugía debe realizarse lo antes posible cuando la paciente está estabilizada mediante la administración de suero y antibióticos. En animales de alto valor reproductivo que padezcan piómetra canina de tipo abierto y estén estables, puede usarse un tratamiento a base de antibiótico y prostaglandinas. Estas últimas aumentan las contracciones uterinas con el fin de vaciar el contenido purulento del útero. Sin embargo, este tratamiento médico desemboca con frecuencia en recidivas de la enfermedad que pueden resultar más graves y que llevarán en cualquier caso a la cirugía. Por esta razón, no suele recomendarse la vía farmacológica como primera opción. La prevención de esta enfermedad consiste en la esterilización de aquellas hembras que no vayan a ser reproductoras. Además, es recomendable no hacer uso de tratamientos hormonales anticonceptivos o de inhibición del celo. Es también útil llevar un calendario de fechas de celos de nuestra perra. Esto nos permite determinar si un sangrado vaginal está ocurriendo en las fechas previstas y podemos esperar que se trate de un celo normal o si debemos sospechar de una piómetra. Es recomendable realizar controles ecográficos periódicos, ya que permiten detectar la hiperplasia endometrial quística previa a la piómetra y por lo tanto la susceptibilidad de padecer esta grave enfermedad.


Comportamiento compulsivo en perros.

Los perros y gatos sanos, y la mayoría de otras especies mantenidas en cautividad, pueden desarrollar conductas que parecen anormales porque se dan fuera de contexto. Ejemplos de esto pueden ser dar vueltas sobre si, cazar la cola, cazar reflejos de luz, morderse manos o patas, morder o lamer objetos, atacar objetos inanimados, llorar, por mencionar algunos cuadros. El diagnostico se basa principalmente en un historial detallado y puede dividirse en tres partes: 1. Información acerca del historial de vida y manejo del animal, 2. Valoración de la disposición o temperamento del animal y 3. Centrarse en la propia conducta compulsiva. Es imprescindible determinar si el cuadro está relacionado con un cuadro de conducta, neurológico o dermatológico. Una vez determinado el cuadro predisponente, el tratamiento consiste en cambiar el entorno y la interacciones sociales para proporcionar más coherencia; modificación de la conducta; y, en muchos casos, intervención farmacológica.


Mandibulectomía por tumor oral.

Consiste en la extirpación parcial de la mandíbula. El tratamiento quirúrgico sigue siendo el tratamiento de elección en las fases iniciales de las neoplasias orales malignas en el perro. La adecuada planificación, desde un precoz diagnóstico hasta el tratamiento quirúrgico final, es el punto clave del éxito en el manejo de estas neoplasias La mandibulectomía parcial como tratamiento quirúrgico único, si se establecen unos adecuados márgenes radiológicos, es curativa en las fases iniciales del carcinoma de células escamosas oral no tonsilar bien diferenciado, siempre que no existan metástasis a distancia.