Casos clínicos


Exposición fotográfica y detalle de casos clínicos desarrollados en nuestra veterinaria.

Médico veterinario Daniel Sappia

Sarna en Erizo Africano

Se presenta a la consulta un Erizo Africano, hembra de 4 meses de edad, con prurito. Se realiza un raspaje de piel y se diagnostica sarna. La Sarna es provocada por un Ácaro, el Caparína tripilis un habitante común en la piel de los Erizos. Según estudios se presenta en los Erizos cuando baja su sistema inmune por otras enfermedades o estrés. Este ácaro provoca pérdida de púas, irritación, picazón y descamación afectando principalmente el dorso y cabeza. Además puede provocar pérdida de peso y estrés por la incomodidad que genera producto de sus síntomas. Es necesario tener en cuenta que la picazón hará que el animal se rasque provocando heridas que luego pueden infectarse, por lo que es necesario evitarlo y aplicar un tratamiento adecuado en cuanto se diagnostique la enfermedad, además de mejorar las condiciones e higiene en que se mantiene a la mascota. Es importante tener en cuenta que NO se contagia al ser humano (zoonosis) o a otros animales, pero si se puede contagiar a otros erizos, por lo que hay que separarlos mientras dure el tratamiento, en caso que conviva con otro individuo de su misma especie,


Gestación de Erizo

Vino a la consulta una erizo con 28 días de gestación. La duración del período es de 35 días. Es importante tener en cuenta que el animal aumentará de peso (de ahí lo importante del control de peso durante esta etapa). Hay disminución del apetito, la orina tiene mas olor y color mas fuerte, los pezones se comienzan a inflamar y en su recinto el animal comienza a construir el nido.


Castración de una Erizo

Llegó a la consulta EMMA, una erizo de 1 años de edad de 275 gr. Su propietario comenta que la hembra ya abortó 2 veces y ahora tiene una descarga sanguinolenta por la vulva y no come como siempre, Luego de estudios se determina que padece de endometritis. Se realizó una cirugía para extirpar el utero y el ovario. Tuvo una excelente recuperación.


Caída de púas en Erizo Africano

Uno de los trastornos bastante habituales en esta especie en la caída patológica de púas. En condiciones naturales estos animales realizan la muda de púas 3-4 veces en la vida. Sin embargo hay determinadas enfermedades que permiten el debilitamiento y caída de púas con el consecuente rascado intenso de la piel. En general los cambios de ambiente, de alimentación, stress, por mencionar solo algunos factores que determinan una caída de la defensas del animal y, bacterias o ácaros que son flora normal del cuerpo se comienzan a multiplicar y avanzan a estratos más profundos de la piel. Esto conlleva a un rascado consecuente, con el esparcimiento de la enfermedad al resto del cuerpo. La evaluación clínica es fundamental para determinar el origen del problema. Muchas veces una muestra de piel nos posibilita un diagnóstico preciso y realizar un tratamiento con fines curativos. Una de las patologías más comunes es la sarna, patología causada por un ácaro (Caparinia trípilis). No solo hay que realizar el tratamiento en el animal, sino también se debe hacer una limpieza profunda sobre su recinto y entorno ya que el ácaro de la sarna puede sobrevivir algunos días fuera del animal y esto podría generar una ineficacia en el tratamiento. Hay que tener en cuenta que la sarna no es una enfermedad zoonótica (no se transmite al humano) pero es muy contagiosa entre los erizos. Por eso es aconsejable en caso que haya más de un individuo en el hogar, se realicen las consultas correspondientes con su veterinario para descartar que el resto de los animales no tengan esta patología.


Corte de uñas de Erizo Africano

Dentro de los controles que se deben realizar a este tipo de mascota, el corte de uñas es importante. Ya que no tiene un desgaste natural, se debe realizar periódicamente para evitar traumas y arrancamiento de las mismas. Tambien se realiza control general y de peso.


Tumor de bazo en perros

El hemangiosarcoma es un tumor maligno proveniente de las células del endotelio vascular que representa un bajo porcentaje del total de los tumores en el perro. Se origina en cualquier órgano que presente endotelio vascular, por lo que su presentación puede ser en cualquier territorio. La edad media de presentación es en torno a los 10 años teniendo predisposición para el mismo el Pastor Alemán, Golden Retriever, Labrador Retriever y Boxer, aunque también puede aparecer en razas pequeñas. Las localizaciones más frecuentes son el bazo, la aurícula derecha y la piel. Es una neoplasia con alta capacidad de metastatización siendo las metástasis más frecuentes a nivel hepático y pulmonar. Clínicamente la sintomatología varía en función de la localización. Existe sintomatología general (anorexia, inapetencia, decaimiento, pérdida de peso...) y dado la naturaleza vascular del tumor, hemorragias que pueden ser desde leves a causantes de un verdadero shock hemorrágico. El diagnóstico se basa en el examen físico, radiografías, análisis de sangre, ultrasonografía (no siempre se distingue entre hiperplasia y cáncer), citología y exploración quirúrgica. La extirpación quirúrgica del bazo, denominada esplenectomía, es el tratamiento de elección. En caso de un tumor maligno, no se cura la enfermedad con esta intervención; pero se consigue ralentizar el progreso. La quimioterapia se usa para inducir la remisión y prolongar la vida. Las mascotas sometidas a una esplenectomía y que también reciben quimioterapia pueden sobrevivir hasta 9 meses. Existen muchos pros y contras en el tratamiento, proceder o no a aplicar la quimioterapia a menudo es una decisión difícil para los propietarios. Es impredecible saber cuál será la respuesta de cada animal a la quimioterapia y cómo va a tolerarlo.


Corte de dientes en cobayos

Estos pequeños roedores tienen sus dientes incisivos con principal elemento para cortar su alimento. Cuando estos animales crecen en cautiverio , si no tienen elementos para morder, sus dientes siguen creciendo hasta llegar a introducirse en el paladar. Esto traerá aparejado dolor, disminución de sus movimientos, imposibilidad de recoger alimento y a partir de ahí, adelgazamiento, desnutrición, deshidratación y la muerte por falta de alimentación. La solución es colocarle maderas o pequeñas ramas para que puedan roer. En caso de no hacerlo, se debe realizar un control periódico del crecimiento de sus dientes, y cortarlos en caso que sea necesario.


Tercer párpado en los gatos

La mayoría de los felinos tienen un tercer párpado para proteger sus ojos, y los gatos no son una excepción. Este párpado normalmente se oculta tras las pupilas verdes, azules o en ocasiones amarillas. Cuando sobresale anormalmente, eso es una señal de que algo no está bien. En algunos gatos esa protuberancia es normal. El tercer párpado. El nombre científico para el tercer párpado es ?Tertia palpebra? o ?membrana nictitante.? También es conocido como el haw. Consta de un pliegue cubierto por la conjuntiva, la membrana mucosa del ojo hacia la superficie interna del párpado en un lado y la córnea en el otro. Actúa como los ganglios linfáticos del ojo, manteniendo la suciedad y otras partículas no deseadas fuera de él. El tercer párpado puede cubrir la córnea, pero cuando el gato está despierto usted puede observar solamente una pequeña porción en la esquina interior del ojo. En este caso, y como consecuencia de un arañazo se hizo una inflamación (edema) que se resolvió luego de unos días de aplicación de antibióticos y antiinflamatorios.


Cálculos vesicales. Su origen y tratamiento

Tanto los perros como los gatos pueden desarrollar cálculos urinarios, enfermedad que consiste en la formación de piedras por acumulación de minerales. A veces está relacionado con alimentos que predisponen a la formación de sedimento. Lo más habitual es que los cálculos urinarios se formen en la vejiga, pero pueden instalarse en cualquier parte del tracto urinario (riñones, uréteres, vejiga o uretra). Los cálculos están formados por distintos materiales, los más comunes son de triple fosfato, seguidos por los de estruvita, uratos, cistina y oxalato. La causa de este problema es desconocida, pero se sabe que influyen las infecciones urinarias, que vuelven la orina alcalina en vez de ácida y esto provoca que se depositen algunos minerales como en el caso de la estruvita. También tiene que ver cualquier causa que entorpezca el flujo normal de la orina y los factores hereditarios. Como en el caso de los dálmatas, que son los únicos perros que forman ácido úrico y son propensos a la formación de cristales de uratos. Finalmente, los cálculos urinarios están relacionados con factores dietarios y de estrés, esto se observa especialmente en algunos gatos. Hay alimentos que tienen un contenido inadecuado de minerales, en general exceso de fósforo, que provoca que se formen cálculos de estruvita o de triple fosfato. Los signos clínicos incluyen sangre en la orina, dificultad para orinar, micciones frecuentes y cortas, pudiendo producirse una obstrucción total o parcial del flujo de orina. Los cálculos urinarios grandes se quedan en la vejiga y provocan inflamación y sangrado, pero los cálculos más pequeños pueden pasar por la uretra con la orina y quedar atascados, impidiendo que el animal pueda orinar. Si esto se prolonga durante unas horas se observa gran depresión y malestar, se genera un cuadro de intoxicación interna por acumulación de toxinas y puede llegar a fisurarse la vejiga. Si no se le atiende rápidamente, una obstrucción total puede provocar la muerte del animal. De manera que si observas alguno de estos síntomas en tu mascota y sospechas que puede tener cálculos urinarios, debes acudir inmediatamente al veterinario. El tratamiento de urgencia consiste en restablecer el flujo de orina, desalojando el cálculo de la uretra mediante lavajes o realizando una cirugía llamada uretrostomía, que se realiza en los machos y que consiste en crear una perforación en la parte más ancha de la uretra por donde el animal orinará, evitando así que las piedras queden atascadas. Una vez conseguido esto, lo que resta es corregir los factores que causaron la formación de cálculos: antibióticos en caso de infección, cambio de dieta a una de buena calidad o a una especialmente formulada para la disolución de cálculos, uso de medicamentos para cambiar el pH de la orina o para evitar que precipiten los minerales. Solo los cálculos de estruvita se pueden disolver con la dieta, en los demás casos es necesario quitar las piedras mediante una cirugía y analizarlas para saber de qué material están formadas y determinar así el tratamiento adecuado. En muchos casos se debe continuar durante toda la vida con la terapia.


Hidrómetra en una perra

El hidrometra es una enfermedad común en caninos, siendo la característica común en ellas tener al menos un cuerpo lúteo persistente causante de la concentración elevada de progesterona en la sangre periférica. Por otro lado, el hidrómetra puede desarrollarse después antes o después del servicio, con y sin concepción. Los hallazgos histológicos que se encuentran en la pared uterina y el análisis químico del líquido uterino evidencian un líquido claro, no viscoso que proviene glándulas uterinas. Las patologías reproductivas son frecuentes y la frecuencia de presentación de casos como es el Complejo hiperplasia endometrial quística/piómetra, tumores endometriales y de glándula mamaria en felinos y caninos se ha incrementado debido al uso repetido e indiscriminado progestágenos o también por el uso de un anticonceptivo o abortivo temprano, para el control de la reproducción en perras y gatas. Debido a que muchas veces no se llevan a cabo estudios prospectivos o retrospectivo de casos, reportes de casos clínicos, histopatología y de necropsias muchas veces pasan desapercibidas las lesiones que pueden traer aparejadas. El hidrómetra y mucómetra, dos condiciones patológicas donde se presentan acumulaciones de secreciones uterinas, se diferencian solo en las propiedades de la hidratación de la mucina y que a su vez puede estar relacionada con la actividad de la hormona estrogénica. La acumulación de fluido transparente y viscoso en el útero es concomitante con el desarrollo de hiperplasia endometrial o debido a una obstrucción de la luz del útero, cérvix o vagina, que puede además presentarse una distensión bilateral o unilateral de los cuernos uterinos y el útero.


Obstrucción urinaria en gatos

La inflamación de la vejiga que provoca tapones de mucosidad, lo que se llama ?síndrome urológico felino? o ?FUS?, por sus siglas en inglés, es más frecuente en gatos machos. Los gatos machos pueden desarrollar fácilmente una obstrucción de la uretra que es el tubo que drena la orina de la vejiga hacia el exterior por el pene. Las obstrucciones con frecuencia son resultado de tapones de material inflamatorio, mucosidad, cristales, pequeñas piedras (llamadas cálculos). La causa de los materiales inflamatorios y la formación de cálculos está originado por múltiples factores, siendo las infecciones y la dieta las que podrían desempeñar preponderante en la etología del cuadro. También se han registrado otras causas como cáncer, lesión previa que provoca cicatrización y traumatismo. Manifestaciones Clínicas: La mayoría de los gatos afectados tienen entre 1 y 10 años. Las manifestaciones clínicas pueden variar de leves a graves. Inicialmente, los gatos pueden mostrar signos de inflamación de las vías urinarias e incomodidad, que incluyen dificultad para orinar, micción frecuente, sangre en la orina, micción dolorosa y micción fuera de la caja de arena. Es posible que el gato llore, se mueva inquieto o se esconda debido a las molestias y, con el tiempo, perderá el apetito y se volverá letárgico. Una obstrucción completa puede causar la muerte del gato en 3 ? 6 días. Un gato con una obstrucción uretral tendrá una vejiga grande y dolorosa que se puede sentir fácilmente en la mitad posterior del vientre, salvo que la vejiga se haya perforado. Diagnóstico: En gatos con signos de inflamación de las vías urinarias, se evalúa un análisis de sangre para comprobar la función renal y determinar si hay alguna evidencia de infección u otra enfermedad sistémica. Se evalúa una muestra de orina para detectar la presencia de cristales y puede enviarse para realizar un cultivo, aunque las infecciones bacterianas de la vejiga son poco frecuentes en gatos. En gatos con infecciones recurrentes, pueden obtenerse radiografías y o ecografías para ver si hay cálculos u otros materiales presentes en los riñones o la vejiga. Tratamiento: Los gatos que tienen una obstrucción urinaria necesitan un tratamiento de emergencia. Se necesita sedación o anestesia general en todos los pacientes, para permitir la colocación de una sonda en la uretra para irrigar el tapón hasta que salga o forzar el cálculo a que vuelva a la vejiga. La vejiga se irriga y drena abundantemente a través de la sonda para eliminar cualquier sedimento restante. La sonda urinaria se deja colocada habitualmente durante unos días hasta que disminuye la inflamación uretral. Una vez que se elimina la sonda, se evalúa al gato para asegurarse de que puede orinar libremente antes de darle de alta del hospital. El veterinario también puede recetar analgésicos, un cambio en la dieta para disminuir la tendencia a formal cristales y otros medicamentos para que el gato se sienta más cómodo y ayudarle a relajarse. En gatos con cálculos de vejiga que pueden irrigarse hacia el interior de la vejiga, se realiza una cistotomía (abertura quirúrgica de la vejiga) para eliminar los cálculos. Si la obstrucción reaparece o no se puede aliviar, debe realizarse un estudio diagnóstico detallado (incluidos cultivos radiografías y estudios con contraste de la vejiga y la uretra) antes de considerar la cirugía. Si el gato presenta varios bloqueos que no pueden solucionarse o tratarse médicamente, y no tiene ninguna enfermedad subyacente que pudiese provocar la reaparición, el veterinario podría recomendar una uretrostomía perineal o ensanchamiento quirúrgico de la uretra. Este procedimiento busca proporcionar una abertura permanente que permita que los cristales, tapones de mucosidad o pequeños cálculos salgan por la uretra; esto minimiza la posibilidad de que se produzcan nuevas obstrucciones.