Casos clínicos


Exposición fotográfica y detalle de casos clínicos desarrollados en nuestra veterinaria.

Médico veterinario Daniel Sappia

Cistotomia en gatos

El presente Felino, macho, de 7 años vino derivado por incapacidad de orinar. Se sondeo y desobstruyo pero reincidió. Se realizo ecografia (foto) y se observo la presencia de abundante cantidad de sedimento y mucosidad. Se realizó la cirugía y se extrajo el contenido vesical el que certifico el hallazgo de las imágenes previas


Fractura de fémur en gatos

Las fracturas distales de fémur son bastante frecuentes en gatos jóvenes, debido fundamentalmente a la falta de consolidación osea del hueso largo. Su resolución es quirúrgica y existen distintos métodos que el cirujano debe seleccionar de acuerdo al criterio quirúrgico y al tipo de lesión presentada. En este caso, el felino cayó de una altura considerable y presentó una factura clasificada como Salter, que consiste en el desplazamiento de la parte distal del fémur del cuerpo del mismo. Se realizó la cirugía con un abordaje al sitio y luego de la alineación de los cavos, se colocó una clavija enfrentando los segmentos fracturados


Patologias de columna

Evolución de cirugía de columna vertebral compleja Juana de 12 años de edad


Patologias de columna

Evolución de una cirugía de columna vertebral en un Dachshund. Es destacar la rápida recuperación del animal, gracias a la pronta resolución del caso en menos de 15 días desde el inicio de la sintomatología y sin dejar de lado la gran colaboración de los propietarios.


Patologias de columna

Los cuadros de columna tienen diversas etiologías y variadas manifestaciones clínicas.


Patologias de columna

Las patologías compresivas de columna vertebral tienen distintas presentaciones y evoluciones. En este vídeo se muestra un caso clínico y su evolución. VER VIDEO.


Patologias de columna

Las patologías compresivas de columna vertebral tienen distintas presentaciones y evoluciones. En este vídeo se muestra un caso clínico y su evolución.


Ehrlichiosis canina.

Es una enfermedad infecciosa provocada por un microorganismo Ricketsial intracelular obligado de transmisión vectorial. Afecta a los caninos pero también a otros cánidos siendo transmitido a través de un vector hematófago. Presenta una amplia distribución a nivel mundial siendo necesaria la presencia del vector para la transmisión de la enfermedad aunque esta última también puede generarse en forma iatrogénica. La enfermedad presenta tres fases, aguda, subclínica y crónica luego de un período de incubación variable de entre 8 y 20 días. La gravedad de la fase y la presentación de diversos signos clínicos dependerán de la virulencia de la cepa, el estado inmune del animal, la edad, el estrés y la presencia de enfermedades concurrentes. El diagnóstico se realiza a partir de los datos de reseña, anamnesis, signología clínica y de la utilización de métodos complementarios de detección directa y/o indirecta del microorganismo. El tratamiento se basa en tres pilares fundamentales, sostén, sintomático y específico contra el agente causal, así como la prevención de la transmisión a través de la utilización de agentes insecticidas que controlen la presencia del vector


Quistes ováricos en perra

Los quistes ováricos en perras son una condición poco frecuente, multifactorial y de difícil tratamiento, condición que adquiere relevancia ante el aumento de la popularidad en la reproducción de determinadas razas con fines comerciales. Una perra mestiza de 9 años, con historia de haber estado extraviada durante un mes aproximadamente, ingresó por un cuadro de desnutrición severa. Al examen físico se observó secreción vulvar purulenta, y por esto se realizó una evaluación ultrasonográfica abdominal que evidenció contenido intrauterino. Luego de pruebas de laboratorio que alteraciones de la serie roja y blanca, se procedió a compensarla hemodinámicamente y someterla a una intervención quirúrgica para extirpación de ovarios y útero. La inspección del tracto reproductivo extraído, mostró un ovario izquierdo de grandes dimensiones, con apariencia irregular multinodular y presencia de varios quistes, con distintos tamaños. Adicionalmente, el útero presentaba hiperplasia endometrial quística. Este caso evidencia la complejidad de la patogénesis de los síndromes poliquísticos y del abordaje terapéutico en hembras destinadas a la reproducción, ya que su origen y estructura es multifactorial.


Fistulas por afecciones de muelas carniceras

En perros el último premolar de la mandíbula superior y el primer molar de la mandíbula inferior son conocidos con el nombre de "muelas carniceras". Las muelas carniceras de la mandíbula superior tienen 3 raíces largas. Ocasionalmente, la parte de hueso que está inmediatamente encima de esta muela puede luego de fracturarse puede llegar con la infección al hueso y necrosarse. La causa de la lesión la podríamos encontrar en las sucesivas contusiones que se sufren en esa zona cuando el animal mastica sustancias duras. El habito de morder palos, juguetes duros o piedras, la presencia de sarro, enfermedad periodontal, heridas en las encías o a veces tumores en el diente/hueso, suelen ser las causas predisponentes a la aparición del problema y la razon de que vuelvan a recaer Un signo bastante común de esta enfermedad es la aparición de un pequeño orificio en la piel que se abre debajo del ojo, que puede llegar a producir una inflamación muy grande que cierra el parpado. A menudo drena debajo del globo ocular o forma un conducto hasta desembocar en la misma boca. El líquido que se elimina puede o no contener bacterias y pus. La muela inferior también puede padecer de este tipo de abscesos, sin embargo son bastante menos comunes comparándola con la muela superior. El propietario muchas veces interpreta que es una picadura, un pinchazo, una alergia y le cuesta creer que un absceso del diente puede producir un bulto tan grande debajo del ojo y que termina reventando y expulsando pus. Tenemos dos opciones de tratamiento: uno es la extracción de la muela y otro realizar una endodoncia, ambos tratamientos requieren anestesia general. Aunque resulte un poco difícil de entender, la mayoría de las veces el mejor tratamiento posible es la extracción dental. El tratamiento conservador con antibióticos y analgésicos mejora el cuadro clínico, pero debe darse durante casi un mes y muchas veces vuelven a parecer debido a tipo de juego o juguetes que tiene los perros. La técnica quirúrgica es relativamente sencilla, y consiste en la extracción de la pieza. Todo esto se realiza bajo anestesia tanto general como locoregional. Luego se administra antibiótico durante un tiempo y de no haber otro tipo de complicaciones, se suele solucionar el problema. Es importante la alimentación blanda durante algunos días y eliminar de su alcance juguetes, huesos y otros objetos que suela masticar.


Gato mordido en abdomen por un perro

Llego a la consulta un felino de 8 meses con dificultad de movilizar los miembros posteriores. Al efectuar la evaluación física se encuentra un abultamiento abdominal importante con signos de dolor severo. Se lo interna con medicación para el dolor. Pasadas las horas se pudo comprobar que había una herida en pared abdominal con contenido intestinal en la deformación. La vejiga estaba intacta y no había derrame líquido en el abdomen, luego de realizar varias punciones de prueba. Pasadas 48 horas se procedió a realizar la cirugía de reparación de la pared lesionada. Luego de realizar la anestesia inhalatoria del paciente se ejecuta la cirugía. Se desbridan tejidos adheridos y los que tenían hematomas, se los extirpa. Finalmente se reintroduce el contenido en la cavidad abdominal se sutura la herida, y los planos correspondientes que fueron seccionados inicialmente. Se le coloco una maya post quirúrgica para proteger la herida y disminuir la tensión de los músculos abdominales. Tuvo un buen despertar. A las 6 horas se le retiro la canalización y se comenzó a administrar agua y comida.


Osteoartrosis en caninos

La osteoartritis comienza siendo una leve inflamación en las articulaciones, con el tiempo, el cartílago articular se degenera y les produce a los caninos un significativo dolor además de un crecimiento anormal de los huesos. Es por eso que, si tenés mascotas adultas y de razas medianas/grandes, te aconsejamos que lo controles periódicamente con tu médico veterinario de confianza. Los controles consisten en evaluaciones médicas y estudios radiográficos de las articulaciones involucradas en la signología del animal.