Casos clínicos


Exposición fotográfica y detalle de casos clínicos desarrollados en nuestra veterinaria.

Médico veterinario Daniel Sappia

Dientes retenidos en perros

Los perros son animales mamíferos y carnívoros, por lo que su dentición está adaptada a estas características. Cuando nacen, los cachorros no tienen dientes porque no los necesitan ya que se alimentan a base de leche materna. A medida que se produce el destete, los dientes adquieren su función como herramientas indispensables para triturar la dieta sólida e iniciar el proceso de digestión de los alimentos ya en la boca. En el momento del nacimiento del cachorro no existe, generalmente, ningún diente, aunque a veces puede darse alguna excepción y algún perro puede nacer con alguna pieza dental sin que ello signifique ningún problema o malformación. De los 15 a los 21 días es el momento cuando le salen los dientes a los perros por primera vez. Y, aunque hay variaciones entre individuos (cada cachorro es un mundo), se puede decir que, generalmente, la secuencia de aparición de la dentición de leche del cachorro es la siguiente: Desde que el cachorro cumple un mes y hasta los tres meses y medio, mantiene su dentadura de leche. ¿Cuándo le salen los dientes definitivos a los perros? A partir de los tres meses y medio, empiezan a salir los primeros dientes definitivos. Desde esa edad y hasta que el perro tiene más o menos un año, se produce el cambio de la dentadura de leche a la definitiva. Al año, la dentición de la arcada incisiva está completa. Los dientes son blancos y se puede observar lo que se denomina flor de lis (esa forma de sierra en la parte inferior de la pieza dental) en cada uno de los incisivos. Con el uso, la flor de lis se irá desgastando progresivamente y los dientes se nivelarán Cuando los dientes de leche persisten se pueden asociar las siguientes patologías. Pericoronitis Infección de los tejidos blandos que rodea la corona del diente parcialmente impactado causada por los mismos gérmenes de la flora oral Patología periodontal Los dientes erupcionados adyacentes a piezas impactadas presentan una mayor predisposición a sufrir patología periodontal. Reabsorción patológica de dientes vecinos La presión del diente impactado juntamente con su saco pericoronario produce una destrucción ósea localizada y puede llevar a una rizolisis del diente vecino. Fracturas Los dientes incluidos son un factor de debilitamiento de la mandíbula que explica la mayor frecuencia de líneas de fractura en relación a la pieza incluida Dolor - Intenso, agudo, localizado, irradiado a la hemiarcada superior o inferior - Pericoronitis - Caries Quistes y tumores El saco folicular del diente impactado responsable de la formación de la corona dental puede sufrir degeneración quística y dar lugar a un quiste dentígero o degenerar hacia un tumor odontogénico. Luego de enterarnos de todo esto, es muy importante que su veterinario de confianza realice un control odontológico y en caso de tener piezas retenidas, tome la conducta apropiada para evitar males mayores.


Necrosis aseptica de la cabeza de fémur.

También conocida como enfermedad de Legg-Calves-Perthes, osteocondritis juvenil, coxa plana o necrosis aséptica de la cabeza y cuello del fémur, esta es una patología osteoarticular que afecta a nuestras mascotas caninas y también al ser humano. Etiología probable Se han descrito diversos orígenes en la patogénesis de la necrosis avascular de la cabeza y cuello femoral en perros. Los cambios hormonales típicos de la pubertad pudiesen estar vinculados con la presentación de la enfermedad. Hay estudios en pacientes humanos que el uso prolongado de fármacos esteorides juega un papel crucial en la incidencia de las lesiones. Sin embargo, aun no se establecen a ciencia cierta las causas de esta enfermedad en caninos domésticos. Aspectos clínicos y diagnóstico Parece existir una importante predilección racial en razas miniaturas como el Dobermann pinscher, Caniche y Chihuahua, sin embargo, se han reportado casos de coxa plana en caninos de razas grandes como Rottwailer. En relación a la edad, se ha determinado que la enfermedad suele aparecer principalmente en animales jóvenes con edades entre los 3 y 12 meses de edad con predilección entre los 5 y 8 meses, sin diferencias según el sexo. Inicialmente se observa claudicación del miembro afectado, la cual se va agravando con el pasar de los días; la cojera puede mejorar con el uso de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos en las fases tempranas de la enfermedad, pero luego suele ser refractaria al uso de estas drogas. En los casos crónicos, es frecuente observar atrofia muscular a nivel del muslo en el miembro afectado, debido a la falta de movilidad articular por el dolor; en algunos casos la patología puede presentarse de forma bilateral. El examen radiológico es el estudio de elección que nos permitirá arribar a un correcto diagnóstico. La articulación coxofemoral se evidencia con una pérdida de la densidad radiográfica de la cabeza y cuello del fémur, con aplanamiento de la cabeza femoral, que deriva en una incongruencia entre las superficies articulares, pudiendo tener procesos degenerativos severos con el transcurso del tiempo, lo que permiten confirmar el diagnóstico clínico. Tratamiento El uso de analgésicos y condroprotectores puede ofrecer resultados alentadores en las fases iniciales de la enfermedad; sin embargo, los efectos adversos de los analgésicos y la característica degenerativa de la patología, requieren de una intervención más agresiva. El tratamiento de esta enfermedad osteo-articular degenerativa debe ser quirúrgico. La escisión de la cabeza y cuello del fémur con o sin la colocación de prótesis de cadera han dado excelentes resultados, aliviando por completo el dolor de la mascota. Si bien, tras la escisión sin prótesis permanece cierto grado de claudicación tras la resolución quirúrgica, esta se debe al acortamiento del miembro afectado por efecto de la cirugía, siendo aconsejable la fisioterapia como tratamiento de apoyo en el post operatorio.


Sarna en Erizo Africano

Se presenta a la consulta un Erizo Africano, hembra de 4 meses de edad, con prurito. Se realiza un raspaje de piel y se diagnostica sarna. La Sarna es provocada por un Ácaro, el Caparína tripilis un habitante común en la piel de los Erizos. Según estudios se presenta en los Erizos cuando baja su sistema inmune por otras enfermedades o estrés. Este ácaro provoca pérdida de púas, irritación, picazón y descamación afectando principalmente el dorso y cabeza. Además puede provocar pérdida de peso y estrés por la incomodidad que genera producto de sus síntomas. Es necesario tener en cuenta que la picazón hará que el animal se rasque provocando heridas que luego pueden infectarse, por lo que es necesario evitarlo y aplicar un tratamiento adecuado en cuanto se diagnostique la enfermedad, además de mejorar las condiciones e higiene en que se mantiene a la mascota. Es importante tener en cuenta que NO se contagia al ser humano (zoonosis) o a otros animales, pero si se puede contagiar a otros erizos, por lo que hay que separarlos mientras dure el tratamiento, en caso que conviva con otro individuo de su misma especie,


Gestación de Erizo

Vino a la consulta una erizo con 28 días de gestación. La duración del período es de 35 días. Es importante tener en cuenta que el animal aumentará de peso (de ahí lo importante del control de peso durante esta etapa). Hay disminución del apetito, la orina tiene mas olor y color mas fuerte, los pezones se comienzan a inflamar y en su recinto el animal comienza a construir el nido.


Castración de una Erizo

Llegó a la consulta EMMA, una erizo de 1 años de edad de 275 gr. Su propietario comenta que la hembra ya abortó 2 veces y ahora tiene una descarga sanguinolenta por la vulva y no come como siempre, Luego de estudios se determina que padece de endometritis. Se realizó una cirugía para extirpar el utero y el ovario. Tuvo una excelente recuperación.


Caída de púas en Erizo Africano

Uno de los trastornos bastante habituales en esta especie en la caída patológica de púas. En condiciones naturales estos animales realizan la muda de púas 3-4 veces en la vida. Sin embargo hay determinadas enfermedades que permiten el debilitamiento y caída de púas con el consecuente rascado intenso de la piel. En general los cambios de ambiente, de alimentación, stress, por mencionar solo algunos factores que determinan una caída de la defensas del animal y, bacterias o ácaros que son flora normal del cuerpo se comienzan a multiplicar y avanzan a estratos más profundos de la piel. Esto conlleva a un rascado consecuente, con el esparcimiento de la enfermedad al resto del cuerpo. La evaluación clínica es fundamental para determinar el origen del problema. Muchas veces una muestra de piel nos posibilita un diagnóstico preciso y realizar un tratamiento con fines curativos. Una de las patologías más comunes es la sarna, patología causada por un ácaro (Caparinia trípilis). No solo hay que realizar el tratamiento en el animal, sino también se debe hacer una limpieza profunda sobre su recinto y entorno ya que el ácaro de la sarna puede sobrevivir algunos días fuera del animal y esto podría generar una ineficacia en el tratamiento. Hay que tener en cuenta que la sarna no es una enfermedad zoonótica (no se transmite al humano) pero es muy contagiosa entre los erizos. Por eso es aconsejable en caso que haya más de un individuo en el hogar, se realicen las consultas correspondientes con su veterinario para descartar que el resto de los animales no tengan esta patología.


Corte de uñas de Erizo Africano

Dentro de los controles que se deben realizar a este tipo de mascota, el corte de uñas es importante. Ya que no tiene un desgaste natural, se debe realizar periódicamente para evitar traumas y arrancamiento de las mismas. Tambien se realiza control general y de peso.


Tumor de bazo en perros

El hemangiosarcoma es un tumor maligno proveniente de las células del endotelio vascular que representa un bajo porcentaje del total de los tumores en el perro. Se origina en cualquier órgano que presente endotelio vascular, por lo que su presentación puede ser en cualquier territorio. La edad media de presentación es en torno a los 10 años teniendo predisposición para el mismo el Pastor Alemán, Golden Retriever, Labrador Retriever y Boxer, aunque también puede aparecer en razas pequeñas. Las localizaciones más frecuentes son el bazo, la aurícula derecha y la piel. Es una neoplasia con alta capacidad de metastatización siendo las metástasis más frecuentes a nivel hepático y pulmonar. Clínicamente la sintomatología varía en función de la localización. Existe sintomatología general (anorexia, inapetencia, decaimiento, pérdida de peso...) y dado la naturaleza vascular del tumor, hemorragias que pueden ser desde leves a causantes de un verdadero shock hemorrágico. El diagnóstico se basa en el examen físico, radiografías, análisis de sangre, ultrasonografía (no siempre se distingue entre hiperplasia y cáncer), citología y exploración quirúrgica. La extirpación quirúrgica del bazo, denominada esplenectomía, es el tratamiento de elección. En caso de un tumor maligno, no se cura la enfermedad con esta intervención; pero se consigue ralentizar el progreso. La quimioterapia se usa para inducir la remisión y prolongar la vida. Las mascotas sometidas a una esplenectomía y que también reciben quimioterapia pueden sobrevivir hasta 9 meses. Existen muchos pros y contras en el tratamiento, proceder o no a aplicar la quimioterapia a menudo es una decisión difícil para los propietarios. Es impredecible saber cuál será la respuesta de cada animal a la quimioterapia y cómo va a tolerarlo.


Corte de dientes en cobayos

Estos pequeños roedores tienen sus dientes incisivos con principal elemento para cortar su alimento. Cuando estos animales crecen en cautiverio , si no tienen elementos para morder, sus dientes siguen creciendo hasta llegar a introducirse en el paladar. Esto traerá aparejado dolor, disminución de sus movimientos, imposibilidad de recoger alimento y a partir de ahí, adelgazamiento, desnutrición, deshidratación y la muerte por falta de alimentación. La solución es colocarle maderas o pequeñas ramas para que puedan roer. En caso de no hacerlo, se debe realizar un control periódico del crecimiento de sus dientes, y cortarlos en caso que sea necesario.


Tercer párpado en los gatos

La mayoría de los felinos tienen un tercer párpado para proteger sus ojos, y los gatos no son una excepción. Este párpado normalmente se oculta tras las pupilas verdes, azules o en ocasiones amarillas. Cuando sobresale anormalmente, eso es una señal de que algo no está bien. En algunos gatos esa protuberancia es normal. El tercer párpado. El nombre científico para el tercer párpado es ?Tertia palpebra? o ?membrana nictitante.? También es conocido como el haw. Consta de un pliegue cubierto por la conjuntiva, la membrana mucosa del ojo hacia la superficie interna del párpado en un lado y la córnea en el otro. Actúa como los ganglios linfáticos del ojo, manteniendo la suciedad y otras partículas no deseadas fuera de él. El tercer párpado puede cubrir la córnea, pero cuando el gato está despierto usted puede observar solamente una pequeña porción en la esquina interior del ojo. En este caso, y como consecuencia de un arañazo se hizo una inflamación (edema) que se resolvió luego de unos días de aplicación de antibióticos y antiinflamatorios.


Cálculos vesicales. Su origen y tratamiento

Tanto los perros como los gatos pueden desarrollar cálculos urinarios, enfermedad que consiste en la formación de piedras por acumulación de minerales. A veces está relacionado con alimentos que predisponen a la formación de sedimento. Lo más habitual es que los cálculos urinarios se formen en la vejiga, pero pueden instalarse en cualquier parte del tracto urinario (riñones, uréteres, vejiga o uretra). Los cálculos están formados por distintos materiales, los más comunes son de triple fosfato, seguidos por los de estruvita, uratos, cistina y oxalato. La causa de este problema es desconocida, pero se sabe que influyen las infecciones urinarias, que vuelven la orina alcalina en vez de ácida y esto provoca que se depositen algunos minerales como en el caso de la estruvita. También tiene que ver cualquier causa que entorpezca el flujo normal de la orina y los factores hereditarios. Como en el caso de los dálmatas, que son los únicos perros que forman ácido úrico y son propensos a la formación de cristales de uratos. Finalmente, los cálculos urinarios están relacionados con factores dietarios y de estrés, esto se observa especialmente en algunos gatos. Hay alimentos que tienen un contenido inadecuado de minerales, en general exceso de fósforo, que provoca que se formen cálculos de estruvita o de triple fosfato. Los signos clínicos incluyen sangre en la orina, dificultad para orinar, micciones frecuentes y cortas, pudiendo producirse una obstrucción total o parcial del flujo de orina. Los cálculos urinarios grandes se quedan en la vejiga y provocan inflamación y sangrado, pero los cálculos más pequeños pueden pasar por la uretra con la orina y quedar atascados, impidiendo que el animal pueda orinar. Si esto se prolonga durante unas horas se observa gran depresión y malestar, se genera un cuadro de intoxicación interna por acumulación de toxinas y puede llegar a fisurarse la vejiga. Si no se le atiende rápidamente, una obstrucción total puede provocar la muerte del animal. De manera que si observas alguno de estos síntomas en tu mascota y sospechas que puede tener cálculos urinarios, debes acudir inmediatamente al veterinario. El tratamiento de urgencia consiste en restablecer el flujo de orina, desalojando el cálculo de la uretra mediante lavajes o realizando una cirugía llamada uretrostomía, que se realiza en los machos y que consiste en crear una perforación en la parte más ancha de la uretra por donde el animal orinará, evitando así que las piedras queden atascadas. Una vez conseguido esto, lo que resta es corregir los factores que causaron la formación de cálculos: antibióticos en caso de infección, cambio de dieta a una de buena calidad o a una especialmente formulada para la disolución de cálculos, uso de medicamentos para cambiar el pH de la orina o para evitar que precipiten los minerales. Solo los cálculos de estruvita se pueden disolver con la dieta, en los demás casos es necesario quitar las piedras mediante una cirugía y analizarlas para saber de qué material están formadas y determinar así el tratamiento adecuado. En muchos casos se debe continuar durante toda la vida con la terapia.


Hidrómetra en una perra

El hidrometra es una enfermedad común en caninos, siendo la característica común en ellas tener al menos un cuerpo lúteo persistente causante de la concentración elevada de progesterona en la sangre periférica. Por otro lado, el hidrómetra puede desarrollarse después antes o después del servicio, con y sin concepción. Los hallazgos histológicos que se encuentran en la pared uterina y el análisis químico del líquido uterino evidencian un líquido claro, no viscoso que proviene glándulas uterinas. Las patologías reproductivas son frecuentes y la frecuencia de presentación de casos como es el Complejo hiperplasia endometrial quística/piómetra, tumores endometriales y de glándula mamaria en felinos y caninos se ha incrementado debido al uso repetido e indiscriminado progestágenos o también por el uso de un anticonceptivo o abortivo temprano, para el control de la reproducción en perras y gatas. Debido a que muchas veces no se llevan a cabo estudios prospectivos o retrospectivo de casos, reportes de casos clínicos, histopatología y de necropsias muchas veces pasan desapercibidas las lesiones que pueden traer aparejadas. El hidrómetra y mucómetra, dos condiciones patológicas donde se presentan acumulaciones de secreciones uterinas, se diferencian solo en las propiedades de la hidratación de la mucina y que a su vez puede estar relacionada con la actividad de la hormona estrogénica. La acumulación de fluido transparente y viscoso en el útero es concomitante con el desarrollo de hiperplasia endometrial o debido a una obstrucción de la luz del útero, cérvix o vagina, que puede además presentarse una distensión bilateral o unilateral de los cuernos uterinos y el útero.