Tricobezoares (bolos de pelos) en GATOS

  07 de Septiembre, 2018

No es un problema exclusivo del gato, puede darse en otras especies animales, pero el gato es el que lo manifiesta con más frecuencia.

Es muy desagradable ver que el gato expulsa bolas de pelo por la boca más de lo debido y puede llegar a confundir a clínicos y dueños que se preguntan si hay un problema escondido tras tanto vómito o regurgitación.
Los gatos se pasan el día lamiendo y arreglando su pelaje, la consecuencia directa es que ingieren pelos muertos y debilitados que se acumulan en el tubo digestivo. Estos pelos terminan por formar bolas, de mayor o menor tamaño, que pueden quedar retenidas en cualquier lugar del tracto digestivo (esófago, estómago, intestino delgado o intestino grueso).
LOCALIZAR EL PROBLEMA
Los signos que pueden indicarnos la presencia de tricobezoares son variados, en función del lugar en el que se produce la retención. Si no vemos acción de vómito sino que la bola sale sin apenas esfuerzo podemos estar casi seguros de que no ha pasado del esófago y por tanto no causará mayor problema.
En el caso de que haya arcadas de náuseas, vómitos y falta de apetito son indicadores de que el cuerpo extraño está en estómago o bien en primeras porciones de intestino delgado. Máxime si las bolas van acompañadas de alimentos semidigeridos.
Cuando la retención se produce en intestino grueso el principal síntoma es el estreñimiento.
No es infrecuente observar en los gatos afectados por tricobezoares la ingestión voluntaria de hierbas o plantas. Se trata de un mecanismo instintivo que tiene como finalidad facilitar la eliminación de las bolas retenidas mediante la acción mecánica de las fibras vegetales. Debemos tener en cuenta que algunas de estas plantas pueden tener acción tóxica o irritante sobre la mucosa del estómago, con lo que pueden resultar más perjudiciales que beneficiosas
El veterinario se ayudará, además de en los signos que describa el propietario, en la realización de pruebas complementarias (radiografías, ecografía, examen endoscópico y otras), para llegar a un diagnóstico y un pronóstico exactos.
PREVENCIÓN
Podemos contar con varias armas para combinar según nuestras necesidades o, mejor aún, las de nuestro amigo felino.
-Cepillado
En primer lugar queremos destacar que, aunque la mayoría de los gatos se encargan de mantener su pelaje en perfectas condiciones, es conveniente cepillarlos de forma rutinaria y con una frecuencia que depende básicamente del tipo de pelo: En gatos de pelo corto puede ser suficiente hacerlo una o dos veces por semana, mientras que los de pelo largo requieren un cepillado diario. De este modo eliminamos gran parte de los pelos débiles evitando así que se los traguen.
Hay que elegir cepillos apropiados, evitando los que sean demasiado rígidos o con las puntas muy afiladas ya que podemos producir lesiones y rasguños en la piel que posteriormente podrían infectarse. Además, resultaría una experiencia traumática para el animal con lo que puede no aceptar de buen grado los cepillados posteriores. El tiempo que se dedique al cepillado del gato servirá también para fortalecer nuestra relación, ya que el acicalamiento es una actividad considerada social en esta especie.
-Laxante
Otra solución es administrar rutinaria y preventivamente laxantes suaves o lactulosa, la que actúa como irritante de la mucosa.
-Dieta
Puede ser interesante alimentar a los gatos con productos que faciliten la eliminación de las bolas de pelo. Existen en el mercado diferentes opciones que habitualmente se identifican con el término inglés ?hairball control?, lo que significa control de las bolas de pelo. Esta opción es muy importante en los gatos de pelo largo y en aquellos con historial previo de tricobezoares.


+ Más notas

Castracion o esterilización

Errores de concepto. Ventajas


Pulgas y garrapatas. Sus ciclos biológicos

Se viene la época de pulgas y garrapatas. Comencemos con la prevención.


Piometra.

Es una patología de presentación frecuente, muchas veces sin muchos síntomas que permiten que su propietario se de cuenta.


Otohematoma

En una patología de frecuente aparición y de resolución quirúrgica