El perro "No habla"............El arte del examen clínico.

  06 de Junio, 2020

Para el clínico cada diagnóstico representa un desafío, un problema que debe ser resuelto.

Este problema consiste en identificar, distinguir y particularizar un estado de enfermedad. Para la resolución de todo problema es necesario un cúmulo de conocimientos referidos al tema y capacidad de razonamiento, debiendo generalmente sumarse a esto la aplicación de determinadas técnicas o métodos (propios de cada ciencia). No obstante si se le plantea un problema a un conjunto de individuos, con una misma preparación científico-técnica y se les da las mismas condiciones para que las resuelvan, algunos arribarán primero a la solución, aún empleando caminos diferentes. Entonces, la solución de los "problemas" clínicos, ¿son un Arte o una Ciencia?. No hay nada más difícil de contestar, ya que el proceso mediante el cual el clínico asimila y procesa los datos obtenidos del enfermo y su entorno, constituye uno de los capítulos más apasionantes de la medicina. En Medicina Humana la posibilidad de interlocución con el "paciente", permite al clínico sensible una interpretación muy clara del dolor y la ansiedad del enfermo, pudiendo explorar hasta las causas mas profundas del fenómeno "enfermedad". El Clínico Veterinario no tiene esa posibilidad, por lo cual debe ser un atento observador de las expresiones de la conducta de los animales y de la personalidad de su propietario. En la clínica de pequeños animales el "fenómeno enfermedad" debe ser comprendido como parte de una trilogía: "animal-propietario-veterinario".
La enfermedad puede estudiarse como un hecho aislado en las Nosologías (enfermedades infecciosas, parasitarias, etc.). En estas disciplinas se estudian la etología (origen), fisiopatogenia (desarrollo de la enfermedad), sintomatología (síntomas), diagnóstico (qué tiene), pronóstico (que pasará en el futuro) y tratamiento de cada enfermedad en particular. Toda esa información se determina tomando en cuenta la frecuencia de aparición de los distintos eventos en una población de individuos enfermos. Pero en la práctica, cuando un clínico se "enfrenta" a un paciente debe considerar una individualidad absoluta, de allí el aforismo "no hay enfermedades, hay enfermos".
Es entonces, después de alcanzar a fuerza de experiencia (arte) y estudio (ciencia) que se logra el verdadero e integral conocimiento del "hecho mórbido" (enfermo/enfermedad), que permite la resolución de ese gran desafío cotidiano "El Diagnóstico".
Estudios estadísticos serios efectuados en Medicina Humana, han demostrado que alrededor de un 80% de los diagnósticos en enfermos que acuden a la primera consulta, se realizan luego de una correcta anamnesis y un examen físico completo sin el uso de otros métodos de ayuda para el diagnóstico. Es también reconocido estadísticamente que la certeza del diagnóstico aumenta con la experiencia del clínico. El tan mentado "ojo clínico", el arte de la medicina, no puede ser "enseñado", debe "ser adquirido". Se puede enseñar a pintar pero no ser Picasso.
La resolución del problema clínico ¿es entonces un arte o una ciencia?. Es arte porque de la habilidad del artista nacerá el diagnóstico en un mínimo de tiempo y con un mínimo de gasto y es una ciencia porque ese diagnóstico debe ser correcto y capaz de ser explicado con fundamentos científicos y no el fruto de una "intuición divina".


+ Más notas

Pulgas y garrapatas. Sus ciclos biológicos

Se viene la época de pulgas y garrapatas. Comencemos con la prevención.


Sabías del nuevo Decreto de Tenencia Responsable?

Es muy importante la concientización al momento de tener una mascota.


Una buena relación con tu mascota

Sugerencia a tener en cuenta para que la convivencia sea placentera.


Las convulsiones en perros.

Una patologia de presentación frecuente. Detalles a tener en cuenta.