Elementos básicos para salir a la calle con el perro.

  18 de Junio, 2019

Lo indispensable: Collar - Correa - Bozal en razas grandes o peligrosas - Bolsa para recoger deyecciones.

En una primera etapa es conveniente ponerle una cinta en el cuello para que comience a acostumbrase a tener algo encima suyo. Una vez que tenga el plan sanitario y se decida salir al exterior con el animal, le ponemos el collar. El animal se sentirá sometido e incomodo si se le hace tracción de la correa. Lo mejor es adelantarse unos pasos, sosteniendo la correa, y llamarlo por su nombre. La idea del collar y correa es para que el perro tenga un límite de distancia para caminar, pero no para que venga. Por ende no hay que traccionarlo, porque se sentará y no querrá avanzar.
Los puntos claves a la hora de escoger el mejor collar para tu perro:
Un collar de perro debe cumplir unas premisas básicas: que sea resistente dependiendo del tipo de raza, que pueda contener el nombre del propietario y un teléfono, que no apriete o vaya demasiado suelto.
Por lo general, entre el collar y el cuello de nuestra mascota deben caber dos dedos para procurarle un desahogo: evitaremos rozaduras y pérdida de pelo en esa zona.
La resistencia es muy importante, sobre todo si nuestro perro es de una raza grande y fuerte (Pastor Alemán, Rottweiler, Golden Retriever) ya que suelen tirar de él y puede romperse con facilidad si el material no es lo suficientemente resistente.
El peso del collar también tiene mucho que ver si, por ejemplo, nuestra mascota es de una raza pequeña ya que podría acarrearle problemas de crecimiento o en el cuello.
Collares de cuero:
Los collares de cuero para perros son muy duraderos. Al principio es un material bastante duro que acaba adaptándose y reblandeciéndose gracias a la grasa que desprende el propio animal.
Los collares de cuero planos son perfectos para perros de pelo corto o medio y los que son redondeados están especialmente pensados para mascotas de pelo largo (Afgano, Collie) ya que evitan que el manto siga liso sin segmentarse.
Collares con hebilla:
Son los más populares y, además, suelen recomendarse para cachorros o perros inquietos ya que es fácil de poner y quitar y evitan el estrangulamiento. Pueden estar fabricados de diversos materiales (nylon, cuero, plástico…).
Collares de nylon: el nylon es un material de alta resistencia elaborado con una fibra sintética que soporta muy bien la humedad. Los collares de nylon para perros se recomiendan para la mayoría de ellos, especialmente para aquéllos que suelen disfrutar del agua y el mar ya que es un material que aguanta las inclemencias del tiempo y las temperaturas extremas. La mayoría de collares de nylon pueden encontrarse a juego con la correa correspondiente.
Collares de adiestramiento: son collares metálicos hechos a base de cadenas -incluso con pinchos- están diseñados para el adiestramiento canino; muchas veces adquieren el erróneo nombre de ‘collares de castigo’. Muchas veces, y por desconocimiento del dueño, suelen colocarse mal ya que están diseñados para apretar ejerciendo presión sobre el cuello cuando se les tira de él. JAMÁS deben utilizarse este tipo de collares de manera habitual ni dejar a ningún perro atado con este tipo de collares ya que puede provocarles heridas o estrangulamiento.
Hoy en día, muchos collares de adiestramiento poseen una cobertura de goma en cada una de las puntas para no lastimar la piel del animal.
Arneses: son más populares ya que evitan los tirones que provocan las correas y los collares. Además, están especialmente pensados para transportar al animal en coche con el correspondiente cinturón de seguridad ya que, en el caso de frenada, evitamos que el animal pueda desnucarse o en el caso de ir en el asiento trasero ir contra el conductor y o acompañante. En el mercado se pueden encontrar gran variedad de arneses con distintos tipos de cierres y acabados acolchados para comodidad del perro.
Son perfectos para todos esos perros que suelen tirar mucho de la correa al caminar y para todos aquéllos de razas grandes que tenemos que llevar sujetos con una correa corta.
Bozales: hay un tipo de bozal que también sirve de collar ya que ejerce presión sobre la zona de la nuca cuando el perro estira de la correa. De este modo, imita la sensación de control que ejerce la madre durante las primeras semanas de vida de los cachorros al apretarles el hocico de manera firme pero suave. Es importante que el perro tenga un acostumbramiento de cachorro, ya que de adulto es muy poco probable que se lo deje.
Combinados con un buen adiestramiento, estos bozales pueden corregir comportamientos indeseados en nuestras mascotas que, además, les enseña los principios básicos de su educación.


+ Más notas

El celo de la gata

Es el periodo en el que el animal se encuentra receptivo sexualmente y posee la capacidad de reproducirse.


Sabías del nuevo Decreto de Tenencia Responsable?

Es muy importante la concientización al momento de tener una mascota.


Una buena relación con tu mascota

Sugerencia a tener en cuenta para que la convivencia sea placentera.


Las convulsiones en perros.

Una patologia de presentación frecuente. Detalles a tener en cuenta.